Entrevista a Gonzalo López-Gallego, director de "The Hollow Point"

Durante la pasada edición del Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid, NOCTURNA FESTIVAL, celebrada entre el 23 y el 29 de mayo del 2016 tuvimos el placer de compartir una agradable charla con uno de los directores españoles con más proyección a nivel internacional, Gonzalo López-Gallego, el cineasta madrileño presentó en la inauguración de Nocturna “The Hollow Point, tercera película con producción estadounidense que dirige tras_ “Apollo 18_” y “Open Grave”, la cual acababa de ser presentada en el _**FANT (Festival de Cine Fantástico de Bilbao) **_en premier a nivel europeo y prácticamente mundial. En esta ocasión abandona los componentes fantásticos de anteriores films, para ofrecernos un crudo thriller fronterizo con interpretaciones y diálogos directos, cuyos personajes viven situaciones límite encerrados en los “cuatro muros” que conforma el pueblo donde se desarrolla la acción. Observándose una vez más, el potencial del cine de Gonzalo López-Gallego para consagrarle “al otro lado del charco” como director internacional. Esperamos que así sea ya que su cine desborda calidad por los cuatro costados.

poster_hollow_point

Has estado presentando “The Hollow Point” en diversos festivales. A nosotros nos ha gustado mucho y queríamos hablar contigo

Buen comienzo para una entrevista (risas)

En Hollow point vemos varias historias que se entrecruzan y vemos que todo se va colocando como un puzle. ¿Cómo fue el trabajo de dirección artística? ¿Mientras trabajabas en el guión, habías pensado ya en algún actor?

Ha pasado ya mucho tiempo y uno tiende a mezclar los hechos. _ Tengo en la cabeza que desde el principio quería a Ian McShane, no sé si es cierto que fue así desde el comienzo o si cuando nos pusimos hacer la primera búsqueda de actores, al contactar con agencias y mandarte éstas sus propuestas, quizá estuvo ya McShane ahí. Aunque yo he sido fan suyo desde “Deadwood” y por alguna razón, desde un determinado momento se metió su cabeza ahí. Más que su cabeza fue su voz. Cada vez que leía en el guión los diálogos de Leland me parecía que era la voz de McShane._ _ No se si fue porque al principio teníamos a Timothy Olyphant , quien iba a haber sido el personaje que hace Patrick Wilson, de quien surgió la idea de McShane, aunque finalmente Timothy Olyphant  no pudo hacer el papel. Pasó un año hasta que encontramos a Patrick Wilson y durante ese periodo perdimos también a McShane, aunque tras haber esperado por ese periodo pudimos recuperarlo._ _ En el caso de James Belushi también lo encontramos en una agencia. Pensé  “Que raro resulta este tipo y qué bien le veo en el papel de Shepard”“._ _ En el caso de Leguizamo tuve una entrevista con él que, además, fue muy graciosa porque fue un desatino total. Él vino pensando que era para el personaje de Shepard y durante el primer cuarto de hora no nos entendíamos porque cada uno hablaba de personajes distintos._ _ Creo que el caso de McShane fue el que más claro tuve desde el principio._

En tus películas tanto el paisaje como el escenario forman un personaje más y condicionan mucho el devenir de los demás personajes. ¿Cómo crees que el pueblo en el que desarrolla la acción condiciona a los personajes en “The Hollow Point” y cómo lo elegiste?

La película esta rodada en Utah. Una vez llegamos y pensamos “esto va a funcionar aquí”. Yo tenía en la cabeza la idea de confrontar a esos personajes con ese basto paisaje en el que parece que pueden pasar cosas bonitas, aunque es todo lo contrario.

Vemos en la película claras referencias al western más clásico. A nosotros nos llamó mucho la atención la escena del tiroteo con los coches, cuando los personajes se ponen sus pañuelos para taparse la cara, aunque también por la elección en sí de los personajes: El sheriff que regresa al pueblo, la chica, los malos, etc. ¿Cómo ha marcado esta influencia al film y qué referencias tienes tú en este sentido?

En referencias, ninguna. Siempre me ha gustado el western clásico como aficionado al género y amante del cine, pero no es algo que haya marcado mi vida. No quise tener una referencia clara e importante del western clásico a la hora de rodar la película. Quería que tuviese su propio lenguaje y tener la propuesta visual que, a mi modo de entender y de forma personal, mejor contaba la secuencia y mejor contaba el alma de los personajes en cada momento. Pero es cierto que una vez finaliza la película, miras hacia atrás y vés que sí que hay más referencias de las que yo me hubiera imaginado, pero sin que hubiera más referencia en un principio que la referencia “de venta” hacia un actor o distribuidor: la de una historia de violencia, que era una forma de alejarme de lo que se había hecho antes, como en “No es país para viejos” de los Cohen. _ Quería ir por algo más al estilo Cronenberg en cuanto a “una historia de violencia”. A partir de ahí intento relajarme, tirando de mis propios recursos, de mucho trabajo y de que si las referencias surgen, que lo hagan inevitablemente de la cultura cinematrográfica que uno tenga._

the_hollow_point_still

Hemos leido alguna entrevista que has hecho hace poco en la que hablabas de las circunstancias de rodar en EEUU. Contabas que te obligaban a grabar en un mes más los planos aereos… Este aspecto ¿cómo condiciona el rodaje?

Evidentemente tener todo el tiempo del mundo es lo ideal, pero no existe el rodaje ideal. Siempre vas a tener problemas. Creo que la película ha sido concebida contando con el tiempo se nos dio. Si hubiera tenido más tiempo quizá la habría rodado de forma distinta, o quizá no. El tiempo lo que hace es que prepares mucho mejor las cosas y que lleves los deberes muy hechos para saber que tienes que rodar la película como si ya la estuvieras montando, sin material extra. _ El primer día de preproducción junté a todo el equipo  y me dediqué a contarles durante dos o tres horas, plano por plano, el rodaje, lo que iba a hacer. Como soy montador me la monté en la cabeza y la conté plano por plano para que no hubiera dudas, de tal forma que fuera una postura o aproximación al rodaje muy militar, tipo “Tenemos que entrar, rescatar a los rehenes y salir” (risas). No quiero que se interprete que rodar en 25 días afecta al resultado de la película, sino que lo hace de forma positiva porque te obliga a reflexionar mucho sobre cómo se va a trabajar y a no dejar nada al azar. Creo que si hubiera tenido 50 días también lo habría hecho así._

¿Con qué actores españoles te gustaría rodar?

Antonio de la Torre

¿Por qué?

Porque me parece me parece un tipo muy interesante y hace cosas muy chulas.

Como director, ¿qué referente tienes o qué película ha sido para ti referente en el cine?

Me gustan directores clásicos, que me sorprendan… Kubrick. Actualmente devoro las películas de David Fincher.

Estoy cansado ya de los superheroes, eso sí. Estoy muy agotado. Puedes encontrar en ellos aún algo interesante, pero me cansan. Y además, te cansas más cuando piensas que hasta el 2019 o el 2020… Lo único bueno que sacas de eso es que sabes que hasta el 2020 todavía va a existir el cine (risas).

**¿Tu primer recuerdo del fantástico? ** Alien.  La vi en Super 8 con mi padre. Recuerdo la caja, su precio… Te hablo del año 81 u 82. Tendría como ocho o nueve años.

**¿Qué proyectos tienes en mente actualmente? ** Tengo ganas de hacer una película que se llama “American Stars”. Es un guión de Nacho Faerna. Tengo a los actores pero no voy a decir nombres todavía y estamos buscando productor y financiación. Es la historia de un asesino profesional a sueldo que es ya mayor y está a punto de retirarse. Se desarrollaría en Fuerteventura, es en inglés, pero transcurre en Fuerteventura.

Para terminar, Has triunfado dentro y fuera de nuestro país y nos gustaría preguntarte para españoles del medio que se quieran dedicar a esto qué les recomiendas para alcanzar su meta.

Persistencia y perseverancia. También paciencia y aprender inglés (risas). Ir paso a paso y tratar de aprender un poquito cada vez. No tener unas expectativas muy grandes, sino intentar conseguir esos retos más pequeñitos y más fáciles. Si empiezas con los cortos, pues un corto chiquitito que te permita aprender a hacer algo en concreto. Yo lo enfocaba de esa manera. Por ejemplo, un corto que te permita hacer una secuencia de acción para ver si soy capaz de esto, o un corto que me permita rodar una secuencia de terror, etc., para poco a poco ir aprendiendo y no crearte, de pronto, esas grandes esperanzas y aspiraciones que luego se ven frustradas. Hay que entender que es un largo camino y puede ser que en un principio te lo prometan todo y no es así. Como en cualquier parte hay mucho que trabajar.

Pues con esto hemos terminado. Muchas gracias por atendernos.

Gracias a vosotros. Hasta la próxima.